EL OLVIDADO RECIBIDOR DE NUESTRA CASA

el recibidor de nuestra casa

La entrada y el recibidor de una casa es la primera impresión que tendremos de una familia y sus costumbres. Y sin embargo contradictoriamente, son los grandes olvidados. Difíciles de decorar, necesitan buenas ideas para destacar. Te damos buenas ideas y ambientes donde inspirarte.

Grande o pequeño

Cuanto más grande sea al espacio, más recursos y facilidad tendremos para aplicar. Resalta siempre el elemento más atractivo y hazlo de la forma más fácil, con el color de la pintura. Pinta los techos de un tono más oscuro si son altos. Destaca la pared del fondo con otro color, si es una entrada estrecha.

Muebles estrechos y útiles

Baldas voladas. Una estantería mini sirve de recibidor y puede ocultar también el radiador. Con 15 cm de fondo tendrás suficiente y te servirá para dejar las cosas al llegar a casa.

Librerías. Elígelas con el fondo mínimo (unos 25 cm) y deja unos 90 cm libres delante para pasar cómodamente.

Bancos y asientos. Que sean diseños ligeros, con respaldo bajo, y del mismo tono que la pared para que no ocupen tanto espacio visual.

Recibidor y biblioteca todo en uno

Puedes situar el recibidor en el pasillo, así como la biblioteca de tu casa. Adosa todos los elementos a un lado para dejar libre el centro como zona de paso. Un pequeño banco será suficiente para dar la bienvenida y definir el recibidor.

Gris y blanco, buena combinación

La combinación de gris y blanco crea un contraste muy favorecedor. El gris enmarca y destaca la estructura del espacio, y el blanco da profundidad, potenciando la altura y profundidad de cualquier espacio. El zócalo blanco a media altura es también una solución que funciona en recibidores oscuros: consigue verticalidad, luz y un punto de fuga.

Decora con los tres básicos

Plantas y flores. Crear un rincón natural, de plantas verdes o de flores frescas, es la mejor bienvenida.

Pequeños objetos. Una bandeja para las cartas, una lámpara para la noche, unas velas… Elige piezas útiles y que te gusten.

Espejos. Puede ser uno grande o varios pequeños.

El blanco como base luminosa

En pared y techo. Con listones de sencilla madera de pino pintada, unifica el espacio y crea una única caja envolvente, amplia y luminosa. Las lamas blancas de madera alistonada se pueden sustituir por papel pintado, más asequible y fácil de renovar.

Madera de pino. Si complementas con madera sin barnizar y tonos miel, ganarás en calidez.

Verde azulado. Puedes acabar contrastando el espacio con este tono, que llevará la naturaleza al interior de tu casa.

Chandeliers

Suma luz y cristal, con una lámpara o un farolillo con velas y tendrás una luz mágica y cálida, ideal para un recibidor.